Gatos negros. Una historia de misterios y mitos

A lo largo de la historia, los gatos negros han sido criaturas enigmáticas que han dejado una profunda huella en la cultura humana. Desde la antigüedad hasta la actualidad, estos felinos de pelaje oscuro han sido considerados tanto portadores de buena suerte como de mala suerte, conectados con la magia y el misterio. Mientras me decidía en mi primera adopción, mi madre me suplicaba que evitara adoptar un gato negro con la misma insistencia que si hubiera decidido adoptar a un vampiro. Más allá de racismos gatunos, esta petición hablaba del arraigo de la cultura popular de la que reconozco que a mí todavía me queda un poco, por lo mucho que me seducen estos temas. Si lees este artículo porque estás reflexionando acerca de adoptar a uno o no y qué se esconde detrás de esta leyenda, estás en el lugar indicado. Para escribir este artículo me he dado un paseo por la historia, explorando las múltiples facetas de los gatos negros como guardianes de la noche y portadores de mitos. Así que bienvenidos/as a la nave del misterio…

Gatos negros en la historia

Los gatos negros en la antigüedad

Hace ya muchos siglos, en el antiguo Egipto, los gatos, eran considerados seres divinos y protectores del hogar. Estaban estrechamente vinculados con la diosa Bastet, deidad egipcia de la casa, la fertilidad y la protección. Bastet era a menudo representada con la cabeza de un león o un gato, y los gatos, especialmente los negros, eran considerados sus mensajeros y guardianes.

Figura de la diosas egipcia Bastet, bajo una forma de gato negro
La diosa Bastet bajo su forma de gato negro

La adoración de los gatos en el antiguo Egipto era tan profunda que el maltrato o el asesinato de un gato, incluso accidental, se castigaba con la pena de muerte. La creencia en la importancia de los gatos, muchas veces representados en negro, persistió durante siglos y se reflejó en su arte, religión y vida cotidiana.

La leyenda antigua del Cat Sith escocés

El “Cat Sith” es una criatura de la mitología celta escocesa descrita como un gato grande y negro con una mancha blanca en el pecho. El Cat Sith es considerado una figura mágica y a menudo temida en la tradición celta escocesa.

La leyenda del Cat Sith se centra en su capacidad para robar las almas de los muertos. Se creía que, antes de que el alma de un difunto pudiera ser llevada al más allá, el Cat Sith podía apoderarse de ella. Como es lógico, en la era pre Internet, la gente estaba bastante preocupada por la protección de sus seres queridos fallecidos ante las fuerzas desconocidas.

Para prevenir la visita de esta criatura, se llevaban a cabo rituales y prácticas protectoras. Por ejemplo, mantenían vigilias durante la noche en la que un ser querido había fallecido. Además, se dejaban ofrendas, como platos de leche, para distraer al Cat Sith y mantenerlo ocupado. Se creía que así este gato negro, que disfrutaba de la leche, sería atraído por estas ofrendas y no se enfocaría en robar almas.

El Cat Sith también estaba asociado con las festividades de Samhain, que más tarde evolucionaron en la celebración de Halloween. Durante esta festividad, las personas a menudo realizaban rituales para protegerse del Cat Sith y otras criaturas sobrenaturales.

A pesar de su reputación como un ser amenazante, el Cat Sith también tenía un lado más benevolente en algunas leyendas. Se decía que el Cat Sith podía bendecir a las casas en las que era bienvenido y que ofrecía protección a quienes lo cuidaban.

El Cat Sith en More English Fairy Tales.
Representación del Cat Sith en More English Fairy Tales
John D. Batten -, Jacobs, J., New York: G. P.

Supersticiones y gatos negros en la Edad Media

Los gatos negros fueron dejando su huella por toda Europa, aunque en la línea de Escocia, con un aire muy diferente al de los gatos egipcios. Si algo evocaban estos felinos en la Europa de la época era superstición y miedo asociados.

La Iglesia tuvo mucho que ver en esto. De hecho, incluso existe la leyenda de que el Papa Gregorio IX, allá por el siglo XIII ordenó la exterminación de los gatos. Se cuenta que por su vínculo estrecho con la Peste Negra, otra historia de miedo, pero no para este blog. Más allá del mito de una historia que parece que no ocurrió (era una fake news de la época), la Iglesia Católica desempeñó un papel crucial en la transformación de la imagen de los gatos negros.

En un momento en el que la Iglesia tenía un poder significativo sobre la vida cotidiana de las personas, los gatos, que eran considerados animales nocturnos y misteriosos, y se convirtieron en víctimas de la histeria colectiva. Se creía que los gatos negros estaban vinculados a la brujería y al diablo. Las supersticiones que rodeaban a los gatos negros comenzaron a propagarse, y se creía que cruzar el camino de uno de estos felinos traería mala suerte.

Esta percepción negativa de los gatos negros se vio agravada por la creencia de que las brujas podían transformarse en gatos negros. Se decía que los gatos eran los cómplices de las brujas y que participaban en rituales de brujería. En consecuencia, los gatos negros eran perseguidos y a menudo asesinados en nombre de la superstición y la paranoia.

Hablando de brujas y gatos negros, si hay algo en que la mayoría estaremos de acuerdo, es que nuestra preferida fue Sabrina y su gato Salem.

Salem, el gato negro más famoso detrás de las cámaras

Renacimiento, alquimia, gatos y magia

En muy poco tiempo el mundo evolucionó hacia una era de conocimiento y razón, el Renacimiento, una edad dorada en la que la percepción de los gatos negros comenzó a cambiar nuevamente. Este período histórico, que se extendió aproximadamente desde el siglo XIV hasta el siglo XVII, estuvo marcado por un renacimiento en las artes, la cultura y la búsqueda del conocimiento.

Durante el Renacimiento, muchas personas se sintieron atraídas por la idea de que el conocimiento y los secretos ocultos podían ser desentrañados. Los gatos negros se convirtieron en compañeros de alquimistas, astrólogos y personas interesadas en lo esotérico. Se creía que estos michis, con su aura de misterio, tenían la capacidad de conectar a las personas con lo sobrenatural y actuar como guardianes de puertas místicas.

La creencia en la relación entre los gatos negros y el conocimiento oculto influyó en la literatura, el arte y la filosofía de la época. En las obras de la época renacentista, los gatos negros a menudo se representaban en entornos misteriosos, simbolizando la búsqueda del conocimiento y la exploración de lo desconocido.

El gato negro en la alquimia del Renacimiento
El gato negro en la alquimia renacentista

Los gatos negros en el Japón del período Tokugawa

En el antiguo Japón, los gatos negros ocuparon un lugar destacado en la cultura y las creencias de la sociedad japonesa, particularmente durante el período Edo, que abarcó desde el siglo XVII hasta el siglo XIX. La dualidad de creencias que rodeaban a los gatos negros añadía una capa de misterio y fascinación a su papel en la vida cotidiana.

Los gatos negros, y los gatos en general, eran considerados guardianes de los hogares en Japón. Se creía que tenían la capacidad de ahuyentar a los espíritus malignos y las energías negativas, proporcionando protección a los habitantes de la casa. Esta creencia fomentó la práctica de mantener gatos en los hogares japoneses, ya que se los veía como seres capaces de salvaguardar a la familia de influencias negativas. Aquí se considera que tuvo lugar el origen del famoso Maneki Neko. Representa a un gato con una pata levantada, invitando a la prosperidad y la buena suerte.

Al mismo tiempo, existía una superstición contrapuesta relacionada con los gatos negros. La creencia de que cruzarse con un gato negro traería mala suerte era común en la cultura japonesa. Se creía que si un gato negro cruzaba tu camino, podría ser un presagio de infortunio. Esta dualidad de creencias refleja una rica tradición en la que los gatos negros eran considerados tanto portadores de buena suerte como posibles anunciantes de desgracias, y dependía de las circunstancias y la perspectiva de las personas.

Gato negro en el estilo Ukiyo-e
Ilustración de un gato negro en el estilo del Ukiyo-e de la época Edo. Autor y época desconocida

Supersticiones y gatos negros en España

Volviendo a España las supersticiones relacionadas con los gatos negros han sido una parte significativa de la tradición popular a lo largo de los siglos. Todavía hoy estas creencias están muy vivas, aunque las miramos de otro modo.

El gato negro como presagio de mala suerte

Una de las supersticiones más arraigadas en España es la creencia de que si un gato negro cruza tu camino, es un presagio de mala suerte. Esta superstición es similar a la que se encuentra en muchas otras culturas y tiene sus raíces en la Edad Media, cuando los gatos, en especial los de pelaje oscuro, eran vistos como criaturas demoníacas.

La creencia de que el paso de un gato negro traerá la mala suerte ha persistido en algunas regiones de España, especialmente en las zonas rurales, donde las tradiciones populares son más fuertes. No era extraño que quien después de ver un gato negro se realizara un ritual de purificación, como escupir tres veces o hacer el signo de la cruz.

Gatos en un casting para una grabación sobre Poe
Una de mis imágenes favoritas sobre gatos negros. Un casting para Poe

La noche y el gato negro

Otra superstición relacionada con los gatos negros en España es que su presencia era de mal agüero durante la noche. Se creía que los gatos negros eran criaturas nocturnas que estaban relacionadas con lo misterioso y lo desconocido. En la oscuridad de la noche, se pensaba que estos felinos se convertían en seres de poderes sobrenaturales.

La conexión entre los gatos negros y la noche también se manifestaba en la idea de que eran los compañeros de las brujas. Se creía que, durante la noche, las brujas podían transformarse en gatos negros para llevar a cabo sus travesuras mágicas.

Los Gatos Negros en Estados Unidos

En Estados Unidos, al igual que en muchas otras partes del mundo, los gatos negros han estado envueltos en una mezcla de mitos, supersticiones y creencias a lo largo de la historia. En la época colonial, la llegada de los gatos a América se vinculó a la creencia de que eran protectores de los graneros y las cosechas, ya que ayudaban a mantener a raya a las plagas de roedores.

Sin embargo, a medida que avanzaba el tiempo, surgieron supersticiones en torno a los gatos negros, particularmente en el siglo XIX. Durante este período, se popularizó la creencia de que un gato negro cruzando tu camino traía mala suerte. Esto se relaciona con la antigua asociación de los gatos negros con la brujería y la magia negra. En algunos casos, incluso se creía que estos gatos eran brujas disfrazadas.

Postal de cerca de 1920

La relación entre los gatos negros y la festividad de Halloween en Estados Unidos es notable. En la celebración de Halloween, estos gatos se asocian con la imagen tradicional de las brujas, y a menudo se les representa en decoraciones y disfraces de esta festividad.

Con el tiempo, sin embargo, muchas personas han dejado atrás estas supersticiones y han aprendido a apreciar a los gatos negros por lo que son: adorables y cariñosas mascotas. Aunque las creencias negativas persisten en algunos sectores, la mayoría de las personas en Estados Unidos valora a los gatos negros de manera positiva y los considera compañeros leales.

En la cultura popular estadounidense, los gatos negros también han recuperado su imagen mágica y misteriosa, pero en un contexto más lúdico. A menudo aparecen en películas, programas de televisión y libros de historias de fantasía, donde desempeñan un papel carismático y encantador.

En resumen, la historia de los gatos negros en Estados Unidos es similar a la de muchas otras partes del mundo. Han pasado de ser considerados portadores de mala suerte a ser amados y apreciados por su naturaleza única. Las supersticiones en torno a ellos se han desvanecido en gran medida, y los gatos negros son parte de la rica tapestry de la cultura y la mitología en Estados Unidos.

El resurgimiento de la magia

Con el paso de los siglos, la percepción de los gatos negros ha evolucionado, y en la actualidad, los gatos negros a menudo son vistos como compañeros cariñosos y adorables. La mayoría de las personas han dejado atrás las supersticiones y mitos del pasado y aprecian a estos gatos por su naturaleza juguetona y encantadora.

En la cultura popular actual, los gatos negros han retomado su conexión con la magia y el misterio, pero de una manera más positiva. Se los representa como compañeros de brujas y hechiceros en libros, películas y programas de televisión. También son una presencia común en la cultura gótica y en la estética del horror.

La figura del gato negro ha recuperado su estatus de protector y compañero de lo desconocido. Si bien las antiguas supersticiones y temores todavía pueden resurgir de vez en cuando, la mayoría de las personas ve a los gatos negros con cariño y afecto, apreciando su belleza única y su personalidad carismática.

En conclusión, la historia de los gatos negros es un reflejo de cómo las creencias y supersticiones pueden cambiar con el tiempo y la evolución de la sociedad. A lo largo de la historia, estos felinos han sido adorados como dioses, temidos como portadores de mala suerte y valorados como compañeros mágicos. Su belleza y misterio continúan intrigando a las personas en la actualidad, y la figura del gato negro sigue siendo un elemento icónico de la cultura y la mitología.

Arsenio Coto
Arsenio Coto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *